Pedro-Cano-Matera-1

ENTREPIEDRAS

BLANCA Y MATERA

Pedro Cano

Del 11 de noviembre al 31 de enero

Blanca y Matera, dos identidades refugiadas en sus piedras.

 

Laberintos y  desniveles espaciales, misteriosas e imprevistas cuevas que combinan con sólidas construcciones, teniendo siempre la milenaria piedra como alma y guía del conjunto arquitectónico. Y Pedro, con la especial lírica de sus formas y colores, suaviza o dramatiza la visión de tan entrañables, para él, lugares.

 

Mª Carmen Sánchez-Rojas

Directora de la Fundación Pedro Cano

La exposición

Para celebrar el décimo aniversario de la apertura del museo de la Fundación Pedro Cano, la sala de exposiciones temporales albergará una serie de grandes y pequeñas acuarelas de distintos periodos  que el pintor de Blanca ha dedicado a dos lugares del sur de Europa vinculados por la naturaleza que los rodea.

 

Matera, Capital europea de la cultura 2019, es  una ciudad escondida entre las piedras de la región Basilicata, en el extremo sur de Italia. Pedro Cano la descubrió hace más de medio siglo y la ha pintado innumerables veces. Ha expuesto en diversos espacios de la ciudad y ha impartido cursos de acuarela en este lugar único en el que conviven cuevas prehistóricas con palacios barrocos.

 

Blanca tiene, entre los barrios que la conforman, uno en el que la mayor parte de las casas están construidas junto a un “casón”. Con este nombre siempre se han denominado unas habitaciones excavadas en la piedra en las que la temperatura es constante durante todo el año y que nos hermanan con lugares como Guadix o Granada.

 

Muchas de las construcciones arcaicas de Matera y Blanca parecen cortadas por el mismo patrón y Cano las muestra unidas en pedazos de papel que a partir del 11 de noviembre y hasta finales de enero ocuparán la tercera planta de la fundación.

Las obras